Sabes que saber todo, no lo es todo.

camino

Buenos días, o tardes…. ya pasa del medio día así que supongo que es correcto “tardes”; en fin. Últimamente traigo una sensación súper extraña que se asemeja a la desesperación. Quizá sea uno de esos momentos típicos de mi vida y probablemente ahora no sé cómo tratarlos. Haciendo un análisis (bastante clásico) de lo que últimamente está sucediendo en mi presente, bueno, sólo alcanzo a recalcar eventos positivos o que, al menos, no son del todo negativos.

Como algunos saben, la situación financiera en casa cambió un poco desde hace unos cuantos meses. Quisiera decirles que no me afectó pero sí fue así. Y no a sobremanera, porque incluso, más de algún despistado ni siquiera notó mi molestia. Yo sé, que siempre he pregonado la estabilidad emocional por encima de la estabilidad económica (o eso he intentado lograr) pero al suceder este tipo de situaciones es cuando uno, a la mala, se da cuenta de la realidad. No quiero decir que me queje, o que nos hemos quedado sin comida o casa donde vivir, pero es una lástima que me haya dejado llevar tanto por lo material y ahora que ciertos “lujitos” se han ido por un rato, entré en una cuasi-depresión imbécil que he intentado eliminar.

A lo que voy, es que ese estado de desesperación quizá se deba a lo cerrado que tengo el mundo en cuanto oportunidades para generar más dinero que el que llevo a casa. No lo desprecio, aun así fueran sólo diez pesos, pero me parece que es muy poco para el grado de licenciatura que, sea como sea, mi madre solventó y que yo terminé de estudiar (de buena gana o no) después de algunos años más de lo requerido.

Pero después recuerdo algo que me dijo mi hermano y que ¡casi se desborda la frase de tanta verdad! ¿Por qué no agradecer lo que tienes en vez de estar pensando en aquello que no? Pff, increíblemente cierto. ¿Saben? En ese momento sentí como si un ente se me hubiese acercado y ¡PUM! un puñetazo directo en la cara.

Es muy triste que la mayoría de las personas, incluyéndome, suframos por algo tan insignificante como lo es lo material o algunos lujos innecesarios.  Lo cual me recuerda una frase:

Advertising has us chasing cars and clothes, working jobs we hate so we can buy shit we don’t need. We’re the middle children of history, man. No purpose or place. We have no Great War. No Great Depression. Our great war is a spiritual war. Our great depression is our lives. We’ve all been raised on television to believe that one day we’d all be millionaires, and movie gods, and rock stars, but we won’t. We’re slowly learning that fact. And we’re very, very pissed off.

The Fight Club

PUAJ! Interesante punto de vista. Tú eres lo que crees que eres. Y si todo el tiempo te la pasas sumergido en pensamientos deprimentes y mediocres, bueno, ¿qué esperas que suceda? Exacto. Te quedarás en el mismo agujero que, sin darte cuenta, tú mismo excavaste.

Ya ni siquiera recuerdo para qué comencé a escribir esto. Leí por ahí que era terapéutico escribir en un blog, y pues, aquí estoy. No sé ni de qué me estoy quejando o si acaso estoy tratando de darles una lección de vida. Al fin y al cabo cada quién lleva el camino como quiera pese a los argumentos válidos o no válidos, según la objetividad con que se mire.

Soy una persona feliz. Analítica y exagerada, pero feliz. Tengo un hogar, familia, pareja, mascota, tecnología, estudios. ¿Qué más puedo pedir? ¿dinero? Para conseguir dinero se debe trabajar física y mentalmente, no detrás de un ordenador publicando quejas en las redes sociales o … en un blog. A menos, claro, que ese tiempo que a veces uno invierte en estas cosas que acabo de mencionar, se utilice de manera inteligente e, incluso, se logre obtener un beneficio monetario de tal actividad.

Hoy, por la mañana, me di cuenta de que siempre existe una persona peor que tú (lamentable o afortunadamente), pero a su vez, también existe alguien mejor que tú. Y qué pasa a veces… Suele suceder que volteamos a ver al humano jodido y extraemos su mediocridad volviéndonos solidarios o quizá más patéticos que ellos. ¿Por qué no mirar hacia arriba? Mirar a ese sujeto que se esfuerza más que tú, que dedica su tiempo a explotar sus capacidades, aptitudes y habilidades en vez de mirar al de abajo y convertirte en su compinche parásito inseparable.

Los días corren y no se van a detener, es lo que muchos olvidamos, hay que despertar ¡maldita sea! No creo que sea tan difícil moverse de una zona de confort que nos deja la zona de los glúteos planos, articulaciones casi oxidadas y grasa acumulada por todo nuestro sagrado cuerpo. ¡Aaaaagh! ¡Ahora me siento tan enojada! ¿Por qué solemos ser tan malditamente estúpidos? ¿Por qué preferimos trabajar por construir los sueños de los demás? ¿En qué jodido momento nos partiremos en mil pedazos a causa del esfuerzo satisfactorio que nos dará lograr lo que nos propongamos? Yo no sé qué le pasa a la sociedad, a los seres humanos que son sociales por naturaleza… ¿qué pasa? ¿dónde están los amigos? ¿dónde está ese mundo que cuando pequeños nos prometieron? Estoy harta… habrá que despertar de uno u otra manera, en verdad ya me cansé.

Necesito encontrar a ese loco o loca que me haga segunda. Sé lo que algunos piensan, que no es necesaria la ayuda para sobresalir, pero oh, qué equivocados están. La unión hace la fuerza y sé que pronto encontraré esa unión y haremos el mundo revolucionar.

No sé si alcanzan a percibir que lo único que estoy tratando de hacer, es hablarme, decirme cómo se deben hacer las cosas. Aunque no estaría de más que algún incauto por ahí también tomase con valor y agradecimiento estas palabras que comparto de manera altruista.

El otro día, ya que estoy en pleno drama de liberación y vómito verbal, quería hacer el comentario sobre aquellas personas que todavía atormentan mis sueños. Estén en donde estén y si algún día llegaran a leer esto (sí, Mario Alberto y Leticia) quiero que sepan que lo más decepcionante de ambos es que ninguno hizo NADA por recuperarme, pero no importa, yo los perdono y espero que también puedan llegar a perdonarme por aquello que les haya privado de rescatar nuestra amistad. No puedo decir que los quiero, porque ya no es así, el cariño desaparece conforme pasa el tiempo digan lo que digan. Sólo quiero desearles lo mejor, espero que muy dentro de ustedes sepan que mis oraciones y peticiones positivas van directo hacia ustedes y que, lo que más quiero, es que nuestras vibras se encuentren en sinfonía y encontremos una forma de alejar el odio que se pudo haber creado.

A ti Jorge, el hombre al que con todo mi cuerpo, alma, mente y corazón odié con todas mis fuerzas, quiero decir públicamente que TE PERDONO, ya no te deseo el mal, y pido perdón a Dios por esos malos deseos cargados de odio que te mandé, que se disipen y no me los devuelvan con el efecto bumerán… Puesto que he sido bendecida y recompensada con un sinfín de cosas (materiales y espirituales) que creo yo no vale la pena dejar de lado.

Gracias a todos aquellos que pasaron por el recorrido de mi vida, agradezco esos buenos momentos y todo aquello en lo que me hayan ayudado. Así mismo agradezco los malos ratos y errores cometidos, porque si no fuese por eso, no sé cómo sería a la fecha. Gracias por haberme dado una mano cuando se necesitó y también la espalda cuando fue necesario. Gracias a la vida y a Dios por darme la oportunidad de conocer gente buena y que quizá yo lastimé, pero que espero me hayan perdonado puesto que mi comportamiento inmaduro no lo supe conducir en su momento. Gracias a ti, que estás leyendo esto, porque me hace saber que aún te importo de alguna manera. Gracias a los que puedo llamar amigos todavía, gracias a mi familia consanguínea y por afinidad, que aunque se la viven en pleitos, pues, por algo Dios me los mandó, qué más da.

En fin, ya no los quiero marear.

Gracias, blog, ya me desahogué.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s